McAfee SECURE sites help keep you safe from identity theft, credit card fraud, spyware, spam, viruses and online scams

El honor en las Novelas Ejemplares, de Miguel de Cervantes

En 1613, ocho años después de la publicación de la primera parte de El Quijote, se editaron en Madrid las Novelas Ejemplares, cuyos títulos La Gitanilla, El amante liberal, Rinconete y Cortadillo, La española inglesa, El Licenciado Vidriera, La fuerza de la sangre, El celoso extremeño, La ilustre fregona, Las dos doncellas, La señora Cornelia, El casamiento engañoso y El coloquio de los perros conformaron una de las colecciones de novelas más importantes de Cervantes.

En este ensayo me propongo analizar el tema del honor en los siguientes títulos: La fuerza de la sangre, El celoso extremeño, La ilustre fregona, Las doncellas, La señora Cornelia, El casamiento engañoso y Coloquio de los perros y hacer una comparativa del honor cervantino en estas novelas y en Peribañez, una de las grandes obras de Lope de Vega.

El concepto del honor en ambos autores se muestra radicalmente diferente. Sus conceptos sobre la época imperial decadente, sobre el ser, sobre el mismo honor, la hombría y la honra son, simplemente, diferentes. El casticismo y el nacionalismo de Lope son claves de su escritura. Lope es el representante del casticismo hispano y la ideología dominante se ve felizmente representada en sus obras. Sus comedias son una idealización de la realidad. En Cervantes es la realidad humana la gran protagonista. Lope de Vega creía en el ideal cristiano de una "España perfecta y predilecta de Dios, en la hidalguía, en el papel pacificador de la Inquisición" (Blanco Aguinaga, Rodríguez Puértola, Zabala, 1978); Lope defiende una sociedad teocrática, monárquica y señorial y, finalmente, campesina. Una ideología que nadie se atreve a criticar ni a poner en duda, nadie...salvo Cervantes.  En muchas obras de Lope aparecen los campesinos como principales protagonistas. En su lucha contra aquello que podía arrebatarle el poder, el noble firma una hipotética alianza con el labrador rico, intentando reconstruir la sociedad pre-capitalista de la que antes disfrutaba con enormes privilegios. Así, Peribáñez es la historia del héroe campesino individual y su final de amplio consenso con el rey pretendía remarcar la unidad social. Este rasgo, unido a la mujer atrevida pero casta, el amor, los celos y este casticismo hicieron del teatro de Lope un rotundo éxito.

El pensamiento de Cervantes es único. En El coloquio de los perros Berganza realiza una irónica crítica de los exaltados valores barrocos y denuncia que "la situación de España y de los españoles se debe al conflicto desgarrador entre el ser y el existir, el querer ser y el deber ser" (Blanco Aguinaga, Rodríguez Puértola, Zavala, 1978). Y así es como Cervantes expresa, de forma tan distinta a Lope, la crisis imperial y esa mitomanía sobre el país. Cervantes se aleja de todas las direcciones dramáticas y razona su pensamiento en su obra maestra Don Quijote de la Mancha. Recordemos las palabras del caballero de la triste figura: "Yo sé quién soy", aunque  sepamos sobre su confusión acerca de su verdadero nombre. Y es esa lucha de la voluntad de ser frente a las obligaciones e imposiciones internas lo que determinará esta obra pero, sobre todo, su vida y su literatura. Cervantes era un escritor rebelde que defendía el libre albedrío del ser humano aunque  tantas veces se viera condicionado por las convenciones sociales y morales de la época. En ese sentido, es el más moderno de los escritores barrocos. Es la dicotomía entre esencia y existencia, entre realidad y apariencia. En sus novelas, existen obstáculos que impiden la felicidad y el simple hecho de ser persona, que sus héroes y heroínas deben solventar. El héroe cervantino, frente al héroe lopesco, emerge como un ser individual, se crea a sí mismo, frente a toda corrupción y malicia, simplemente humaniza el arte y lo consigue.

Related Links
To Top